Los muñequitos de las penas


Como habréis podido notar (o no, que es lo más probable) estos últimos días me paso menos por los blogs a comentar, facebook y demás, y es que  llevo unos días con el humor algo bajo por varios motivos. Para colmo el lunes en el trabajo me dijeron de quitarme la fiesta semanal (mi queridísimo jueves) y quedarme sólo con los fines de semana alternos, o lo que viene a ser trabajar 13 días entre fiesta y fiesta hasta acabar el mes. Y todo por no suplir a un enfermero que se coge vacaciones. En fin, la noticia me terminó de hundir.

El otro día, casualmente, me regalaron “Los muñequitos de las penas”. No tenía ni idea de la existencia de éstos ni de qué iba el tema, pero después de leer la leyenda me parecieron la mar de curiosos.

Según la leyenda de los indios Maya de Guatemala, cuando uno tiene penas o preocupaciones, según cuántas penas sean, se las dice a los muñequitos antes de irse a dormir, colocándolos debajo de la almohada. Al amanecer, éstas habrán desaparecido.

Se tratan de muñecos hechos a mano con vestimentas originarias de Guatemala que vienen en una cajita de madera (se pueden conseguir también por internet). Al principio éstos eran utilizados por los niños, pues antes de dormir le contaban a los muñequitos sus penas o pesadillas, los ponían bajo sus almohadas y así conseguían dormir sin pesadillas. Pero la leyenda se hizo tan popular que al final los mismos adultos los acabaron utilizando para hacer desaparecer sus penas y problemas durante las noches.

Un buen método para desahogarse, desde luego. Imagino que funcionan si se cree en ello, como todo en todo en este mundo😀.

6 pensamientos en “Los muñequitos de las penas

  1. Esta pelicula ya la he visto! A media noche los muñequitos cobran vida y se cepillan a toda la gente que ha causado las penas. Cubos de sangre y tripas a cascoporro, no?😄

  2. Yo tengo un muñequín de esos que me regaló una ex amiga hace unos añitos. El mío (que era sólo uno), venía con una bolsita de colorines y decía que tenías que escribir tu pena en un papelito, meterlo en la bolsita junto al muñeco y dormir con todo ellos debajo de la almohada. Sólo lo hice una vez.

    En las tiendas de Comercio Justo y mercadillos suelen tenerlos y algunos son bastante grandes.

  3. La verdad es que resultan interesantes, y para según qué época de mi vida pasada, me hubieran ido de perlas. Pero no creo que mi subsconciente lo hubiera permitido porque es muy cabrón y no creo que se hubiera quedado de brazos cruzados … (y es que a veces he tenido cada pesadilla que apaga y vamonos).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s