¡Yo también quiero un perro así!

Y quién no, porque este perro es una verdadera maravilla, hace de todo y más para ajudar a su dueña, tira la basura, pone lavadoras, enciende y apaga la luz, pone en marcha el ordenador, quita los zapatos, limpia cristales,…¿qué más se puede pedir? :D!

Se llama Jesse, tiene 5 años, pertenece a la raza de Jack Rusell Terrier y parece encantado haciendo este tipo de tareas :).

Anuncios

Series de dibujos animados que nunca deberían haber existido

Oportunistas, arriesgadas,… absurdas. Un breve recopilatorio de series infantiles que, por motivos difícilmente comprensibles, llegaron a existir.

Vamos a ello:


El ataque de los tomates asesinos

Corría 1978 cuando John de Bello, con un presupuesto irrisorio (tan irrisorio que se quedó sin fondos a media película) creó uno de los films de serie B más conocidos de la historia, ganándose a su vez un merecido hueco en las listas de peores películas jamás hechas.

Contra todo pronóstico, la película dejó tras de sí un considerable número de secuelas… y una serie de animación infantil:

Toxic Crusaders

Curioso también es el caso de cómo otro clásico de la serie B (bueno, en honor a la verdad, serie Z) se convirtió en un producto destinado al público infantil; todo ello, evidentemente, con un estricto filtro que libró a la versión animada de todo el sexo y gore de la original. Eso sí, de algo no se libraron: de la caspa.

Estamos hablando ni más ni menos de El vengador tóxico, de la archiconocida – quiero decir…en el mundillo xD – Troma:

Cabe remarcar, eso sí, que el pretexto del lanzamiento de la serie fue aprovechar el tirón comercial que tenía a principios de los 90 (doy fe de ello, que me encantaban xD) Las tortugas Ninja: mutantes, protagonistas bizarros y un marcado aire proecologista.

Sin embargo, parece que la cosa no les salió muy bien, y a pesar de que incluso llegó a ponerse a la venta bastante merchandising de la serie, se canceló al poco tiempo.

Por cierto, se rumorea que el director y uno de los máximos representates de Troma, Lloyd Kaufman, está en proceso de negociación actualmente para realizar un remake adaptado a todos los públicos de El vengador tóxico.

Y me callo ya, que se nota demasiado que me gusta El vengador tóxico xDDD

Pacman

Necesito, de verdad, que alguien me explique cómo surgen estas adaptaciones. Quiero decir… un circulo amarillo comiendo frutas y siendo perseguido por unos fantasmas. 2 temporadas. 43 episodios.

No, no consigo entenderlo.

Evidentemente, no cogieron al dedillo la trama del videojuego, pero lo cierto es que todo esto me parece tan inverosímil como el rumor de que Ridley Scott iba a dirigir una adaptación de Monopoly.

Lo siguiente: Parchís, la película. Ay, perdón, que eso ya existe xD

Y por último, el plato fuerte. La adaptación más estúpida, absurda y delirante jamás hecha. Con todos ustedes…

Rubik, the Amazing Cube

¡Oh, qué estropicio! ¡Las ventas de nuestro cubo de Rubik han bajado una barbaridad! ¿Cómo demonios volvemos a subir las ventas?

Nada, nada, fácil solución. Creamos una serie infantil. Le metemos al cubo una cara y decimos que es un cubo de Rubik mágico (WTF xD), llamado Rubik (imagino que a esas alturas ya les salía humo de la cabeza, del gran derroche de ingenio) que puede volar y tiene superpoderes, y que sólo puede estar vivo si lo resuelven.

De verdad, ésta sí que me están entrando ganas de verla… el guión parece ser fruto de unos hiperdrogados Ed Wood, Uwe Boll y Rossella Drudi (la guionista de Troll 2. Sí, tenía guión.)

Inexplicablemente (¿?¿?¿?), la serie fue cancelada tras 12 capítulos.

Pues eso es todo, hamijos. Habrán más, pero dudo que peores. Cualquier aportación es relativamente – teniendo en cuenta los efectos adversos de ver según que cosas xD – bienvenidas 😀


Discretas armas mortales

Ahh, incautos lectores de Zurcheva. Os levantáis, llenáis vuestro tazón de leche y le echáis unos cuantos cereales. Cogéis la cuchara… y sois atacados vilmente por terribles trolls sedientos de carne.

Eso se acabó. Ha llegado el invento definitivo. Muchos creerán que ésto es una simple e inofensiva cuchara.

Sigue leyendo

Mary and Max, porque la animación no es sólo para niños

No os extrañará en absoluto ver en este blog que se recomiende una película de animación, pero la cosa cambia si os digo que este post no está escrito por Endless (ya pueden comenzar todos los WTF xD).

Y es que he de admitir que no fue hasta que vi los primeros minutos de La princesa Mononoke, hace ya un porrón de años, que empecé a pensar que el cine de animación era mucho más que las películas de la factoría Disney y cosas por el estilo, llenas de principes y princesas, hadas y brujas, tópicos y una alarmante falta de creatividad. Y es que, de hecho, el género ni siquiera ha de ser para niños.

Aunque el filón habitual de este tipo de cine suele centrarse en películas infantiles y poco arriesgadas, de argumento plano de cabo a rabo, también hay excepciones, una pequeña minoría (valga la redundancia) que hace entrever que es un género poco y mal aprovechado, ya que todavía quedan muchos niveles que explorar. Y dentro de esas excepciones, tenemos a Mary and Max.

Así pues, la película nos presenta la historia de Mary, una niña australiana introvertida y con unos padres difíciles – su madre alcohólica, su padre obsesionado con la taxidermia, ambos ignoran a su hija- y Max, un judío americano con síndrome de Asperger, que sufre constantes ataques de ansiedad. La pareja protagonista se conocen por medio de una casualidad, y entablan una cuanto menos curiosa amistad por medio de las cartas.

De buen comienzo, la factura técnica de la película es impecable – aún a pesar del curioso detalle de que podemos ver, si nos fijamos, las huellas de los dedos de los encargados de moldear los elaborados personajes y decorados del film-, y con o sin ayuda del ordenador (de esto no estoy seguro, pero sospecho que habrán efectos generados por ordenador por lo perfectas que son muchas de sus escenas, con resultados que personalmente veo muy difíciles de conseguir con simple Stop Motion). Durante la cinta no tienen ningún tipo de reparo en recrearse en todo tipo de detalles en los escenarios, dotando así de vida hasta el más pequeño rincón de éstos.

Sin embargo, no todo el peso recae sobre el apartado técnico, sino que detrás de todo eso tenemos un guión trabajado que toca muchos, muchísimos aspectos de nosotros mismos, de nuestros miedos frente la sociedad, de la soledad, de nuestras frustraciones, de la imposibilidad de entender el amor, de enfrentarnos a éste, de la fuerza de voluntad frente las adversidades, de la impotencia de haber nacido en el sitio equivocado y a manos de personas que no pueden cuidar ni de sí mismas.

En conclusión, personalmente se ha convertido en una de mis películas de animación favoritas. Quizás porque, desgraciadamente, me sienta identificado en algunos puntos de ésta, o quizás por su excelente acabado visual, o bien quizás porque, en conjunto, el resultado es tan bueno que nos hace olvidar que estamos viendo figuras de plastelina. Sea por el motivo que  sea: muy recomendable.

Megafail (o aquélla vez que un captcha me insultó)

Y nunca mejor dicho.

Sabía que algún día algún captcha me acabaría insultando…

Actualizado:

Una amiga acaba de enviarme esto. Empiezo a sospechar que Sinde está metiendo mano a los Captchas para que nos sintamos mal cada vez que descargamos algo.