Salón del Manga y Cómic (2011-2012)

Lo cierto es que deberíamos haber hecho el post del Salón del Manga en su día, hace ya un tiempo (así como un año), pero con la tontería se nos acabó pasando y, aprovechando que íbamos a ir al Salón del Cómic, pensamos realizar una entrada conjunta que, para variar, tampoco publicamos. El caso es que aquí está la dichosa entrada, realizada conjuntamente entre Demon y yo, lo mío en letra gris y lo suyo en azul, pues no sabíamos cómo hacerlo para que quedase todo “homogéneo” y no se notasen las diferencias en la forma de escribir de cada uno (las cuales son muy notables).

Como opinión personal, este año, el Salón del Manga tuvo detalles que lo hicieron diferente. Para empezar y lo que más me llamaba la atención, es que actuaba en concierto Cécil Corbel, cantautora e intérprete de la BSO de Arrietty y el mundo de los diminutos (película del Gran Studio Ghibli), y lo hacía en la misma sala donde se iba a proyectar la película.

Todo un gustazo y un detalle por parte de la organización, que recordó en este último evento, en la sala Barradas, que éste iba a ser el último salón en Hospitalet – lamentablemente para servidor, ya que me pillaba a dos calles de casa -, a causa del evidente y notable éxito de las últimas ediciones.

Y no sé si es que Studio Ghibli este último año se ha hecho notar más, pues encontré que había más merchandising que en otras ocasiones, aunque también es posible que, como ya iba buscando cosillas de Ghibli, mi vista fuese más selectiva. Puede parecer algo positivo – y lo era, vaya, no me quejo en absoluto – pero el problema viene cuando me gusta todo y quiero comprarlo TODO. Pero bueno, mi bolsillo supo poner límites supe poner límites y sólo acabé comprando dos cosillas que ya tenía fichadas de años atrás:

A destacar también la exposición de ilustraciones de Victoria Francés que nos gustó mucho y fue bastante completa.

Sobre el Salón del Cómic, que es el que más reciente tengo (aunque a este paso…:(), pues la mar de bien. No sé si es que ya no recordaba el del año anterior – que es lo más probable teniendo en cuenta mi memoria –  pero éste me ha parecido muy grande! Como siempre y a pesar de proponérnoslo, acabamos yendo de stand en stand sin ningún orden y, seguramente, nos saltamos unos cuantos, pero lo cierto es que lo pasamos bien.

A destacar el stand de la ya muy próxima Prometheus (¡maldita sea, por lo que voy leyendo por la red, parece ser que mis premoniciones sobre el mal hacer del guionista de Lost involucrado en el proyecto se están haciendo realidad!), convirtiendose en algo bastante habitual el ver a gente metiendo la mano dentro de la nariz del tótem.

Por otro lado, tuve la agradable sorpresa de encontrar algunos ejemplares de Zona 84, de la emblemática editorial española Toutain Editor, que nunca había siquiera buscado por dar por imposible de antemano el encontrarlos – son unos números especiales con pósters de Richard Corben, Berni Wrightson, Boris Vallejo (para ser más exactos, del dibujo hiperrealista de un culo que causó tanto furor como polémica en su momento de publicación) -, y que además me costaron cuatro duros.

Pudimos también encontrarnos a David Lloyd -dibujante del genial V de Vendetta, de Moore – degustando gustosamente una copa de vino mientras firmaba autógrafos, así como al gran Enrique Breccia, dibujante mítico también de la Toutain, autor de algunas de las mejores adaptaciones de relatos de Lovecraft llevados al cómic.

Finalmente, como detalle curioso, nos impactó sobremanera ésta maravilla: Las vacaciones de Jesús y Buda. Fue ver la portada y lanzarme precipitadamente a ojearlo. Tendré que darle una oportunidad en el futuro, porque la verdad es que me desorinaba con algunas viñetas.

Dejo un pequeño resumen en fotografías que hice:

Anuncios

Cosplay de Mei y Totoro

Perdiéndome por las miles de fotografías que se encuentran por Flickr, he encontrado esta monería de niña a la que su madre le  dobla la monería haciéndole un disfraz de Totoro. Las fotografías (con las que se me cae la baba), hablan por sí solas:

Por si fuera poco, también le ha hecho una trajecito de Mei (personaje también de la película de Totoro):

¿Verdad que es adorable *-*?  Y paro ya porque sino pondría el álbum entero. Si os pica la curiosidad podeis visitar su blog, que hace unas fotografías unas ropitas para su hija que son una preciosidad.

Gashapones Final Fantasy III

Se podría decir que nunca he jugado a ningún Final Fantasy, pues la última vez que jugué a uno de ellos era para entonces bastante pequeña y me comformaba con ver cómo jugaba mi primo que era 5 años mayor que yo.

Pero la vez que vi estos gashapones me enamoré de ellos por el diseño de los personajes, aunque como todo merchandising de FF o cualquier otro videojuego, eran demasiado caros teniendo en cuenta que me los iba a comprar sin conocer siquiera los personajes. Así que el otro día, pasenando por el Gran Vía 2 los vi de oferta y, como no, quisieron acabar en mis manos :)!

Con lo que hoy, como sé que tengo que empezar a estudiar para un examen del Máster y en estos momentos hago cualquier cosa menos estudiar, he salido al jardín cámara en mano para sacar esta fotito:

Gashapones Final Fantasy III

(click en fotografía para ver más grande)

¡Feliz cumpleaños para Isabel!

No, no me he olvidado de tu cumpleaños, ni muchísimo menos, lo que pasa es que llevo todo el día centrada (más o menos) en los apuntes que tenía por pasar del máster y estoy que no paro.

Lo cierto es que esta mañana, como Demon y yo estábamos bastante atareados y no nos había dado tiempo a preparar una tarta en condiciones para cierta cumpleañera, decidimos salir a comprar una buena tarta. Pero con tan mala suerte que cuando estábamos a mitad de camino para llegar a la pastelería se nos puso a llover a raudales. Como no llevábamos paraguas ni nada encima para protegernos de la lluvia decidimos esperar bajo el techo de un pozo que nos reguardaba bastante bien de la lluvia. Fíjate qué ocurrencia la de Demon de ponerse a pescar dentro de éste. ¡Tiene cada cosa!

¿Y puedes creer que fue lo que picó el anzuelo? ¡Un paraguas! Nada más surrealista, oye. Así que aprovechando el golpe de suerte que habíamos tenido con la curiosa “pesca” nos pusimos en marcha hacia la pastelería a la que queríamos llegar.

Pero al parecer la mala suerte volvía a acompañarnos, pues estaba todo tan inundado que no podíamos avanzar prácticamente nada, con lo que no nos quedó más remedio que coger una pequeña barca para llegar, pues se nos estaba haciendo demasiado tarde y no podíamos esperar a que dejase de llover. Así que manos a la obra y a remar, aunque yo me libré de remar, pues como sólo había un remo le tocó a Demon (es que es muy generoso él).

Y al fin, con mucho esfuerzo, llegamos a la pastelería. Yo estaba realmente agotada, así que mientras Demon recogía la tarta yo me quedé descansando en la maravillosa terraza de la pastelería, que tenía unas vistas realmente encantadoras.

De la vuelta no recuerdo nada porque del sueño que tenía caí rendida en la barca. Lo que sí que recuerdo es que una vez comprada la tarta, volvimos lo más deprisa que pudimos a casa, donde éramos ya prácticamente los últimos por llegar, y celebramos el cumpleaños en compañía de mucha más gente :D!

¡Fin de la historia! Siento mucho el retraso del post, quería hacerlo bastante antes pero es que al tener tan pocos días de fiesta y dedicar éstos a los estudios voy con el tiempo muy justo. Espero que hayas pasado un estupendo cumpleaños, como te mereces, vamos. Y aunque personalmente no pueda hacerlo por cuestiones evidentes de distancia, te envío desde aquí un abrazo muy fuerte :)!

Intento de mochis y logro de sushi

El fin de semana pasado Demon y yo teníamos la vena cocinera,  con lo que nos decidimos a hacer mochis (bueno, a intentarlo) y sushi. Para quien no sepa qué son los mochis, son unos pastelitos japoneses elaborados con harina de arroz glutinoso y rellenos de anko dulce, helado o lo que se quiera poner.

A pesar de no quedaron malos, más que mochis parecían panecillos de masa rara rellenos. Resulta que seguimos la receta tal cual nos venía explicada aquí, siguiendo los pasos del famoso pastelero Ochiai y cuyos mochis están de muerte. De relleno compramos helado, craso error para unos principiantes como nosotros, pues después de meter la bola de helado en la masa e intentar cerrarla, nos dimos cuenta de que era totalmente imposible, no había forma de cerrar la masa sin que el helado saliera por todos los lados.

Así que aprovechamos que tenemos por aquí una higuera para coger unos cuantos higos con los que poder rellenar los mochis. Cerraron bien, muy bien, de hecho. Lo único malo fue que nos pasamos con el grosor de la masa y de ahí que les llame “panecillos”, pues era demasiada gruesa.

También dejamos hechos dos mochis de helado que a pesar de que no cerraron bien y había más helado deshecho en el plato que dentro del propio mochi, estaban muy buenos, más que los de higo.

¡El sushi nos quedó muy rico! Lástima que a Demon se le olvidara traer su olla de tapa de cristal para poder ver cuándo hierve el arroz (punto muy importante) y éste no nos quedase tan en su punto como la última vez, pero vaya, estaba bien rico igualmente. Nos faltaron ingredientes pero nos las apañamos para hacerlos de salmón, tortilla y plátano.

Preparamos de estilo makizushi y nigirizushi, que personalmente son los que más fáciles resultan de hacer. Para ello seguimos la receta de Isasaweis, que la explica de maravilla.

Pastelería japonesa en Barcelona: Ochiai

Resulta que hace tiempo, buscando sitios para merendar por Barcelona, vi por internés varias recomendaciones sobre esta famosa pastelería japonesa situada nada más y nada menos que en el centro de la ciudad. Así que como hace poco fue nuestro aniversario, aproveché la ocasión para llevar a Demon a merendar allí (lo curioso fue que los dos teníamos un sitio “sorpresa” donde llevarnos y resultó ser el mismo :D).

Mostrador principal (¡fotografía “robada” de aquí!)

En la pastelería se pueden encontrar verdaderas maravillas, pastas, galletas,  macarons, pasteles, helados, bombones, mochis, bizcochos,… y no sólo por la estética y aspecto que tienen las pastas en sí, pues creo que el sabor y la textura de sus productos supera lo visual (que ya es decir). Me parece que hasta el año pasado era sólo pastelería, pero ahora han abierto también en ella una zona de cafetería donde puedes degustar los productos. Un espacio muy tranquilo y agradable, por cierto.

El maestro que elabora todos estos productos es el artesano Takashi Ochiai, un pastelero que llegó a Cataluña en los años 80, especializándose entonces en la cocina japonesa.

Yo me pedí un batido de fresa con un mochi de fresa y Demon un batido de té verde con matcha (té verde molido) acompañado también con un mochi de fresa.  Aunque hay mucha variedad de batidos y helados, así como también tés o cafés.

El batido de fresa llevaba una frambuesa arriba, dos bolas de helado de limón, una de fresa y una base de coulis de fresas, arándanos y frambuesas. Símplemente delicioso. Y el batido de té verde tenía una textura de lo más agradable y por encima llevaba matcha, buenísimo también.

Y bueno, qué decir del mochi, simplemente el mochi más bueno que he probado en mi vida. En la fotografía parece muy pequeño pero es bastante grandecito, ya digo, lo que es quedarnos con hambre no nos quedamos, la verdad :).

Me quedo con dos conclusiones. La primera es que repetiremos sí o sí. Y la segunda es que lo recomiendo a todo aquel que disfrute de una buena merienda, le guste o no la cultura nipona, pues son postres aptos para cualquier tipo de paladar :D.

Podréis encontrar información sobre los horarios y situación en la página web de la pastelería (click click).

Geminoides; ¿sueñan los humanos con sus réplicas eléctricas?

Y yo que lo más parecido a un androide que había visto era el sofisticadísimo robot de Supersonic Man!

¡Este robot tiene un chasis de primera calidad!

Pues no, resulta que chafardeando la web del Festival de Cine Fantástico de Sitges descubro (además de que estrenan Melancholia, lo último de Von Trier) que los protagonistas de los carteles de este año son dos de los llamados geminoids, algo así como la evolución natural de los prototipos de androides que habíamos visto hasta ahora, con la particularidad de que son replicas exactas de personas reales.

Así pues, el geminoide de la izquierda corresponde a la réplica del profesor Hiroshi Ishiguro (desarrollador, a su vez,del proyecto Gemonoid), bautizada como Geminoid HI-1, mientras que la réplica de la derecha, denominada F Geminoid, corresponde a una mujer de identidad no relevada. Dentro del proyecto existe otro androide, Geminoid DK, réplica de Henrik Scharfe, profesor universitario danés.

Los robots de dicho proyecto son capaces de reproducir expresiones faciales, voces y ciertos movimientos, todavía muy estáticos pero que empiezan a reflejar un evidente progreso en el campo de la robótica.

Por si esto no fuera suficiente, desde el – frecuentemente – alocado Japón llegan otros proyectos: androides que cantan, simulan ser pacientes del dentista, o el prototipo más terrible de todos: el abrazobot.