Mona de Pascua 2013

Sí, sí, lo sé! Andamos desaparecidos, pero tenemos excusa, y es que tenemos muuuucha faena. Entre trabajo, estudios y ahora mudanza, no tenemos mucho tiempo para actualizar el blog. Y lo cierto es que yo cada vez tengo más ganas de tener el mío propio de fotografía y éste lo tengo un poco abandonado (aunque aún no sé título, diseño, ni nada de nada), perdón, perdón.

Bueno, el caso es que Demon y yo nos hemos ido, al fin, a vivir juntos a un pisito la mar de cuco. Así que siendo lo golosos que somos, decidí preparar una mona. El bizcocho es de naranja (riiiiico a más no poder) y los huevos y el conejito son de chocolate Lindt, riquísimos también.

Mona de Pascua 2013

Intento de mochis y logro de sushi

El fin de semana pasado Demon y yo teníamos la vena cocinera,  con lo que nos decidimos a hacer mochis (bueno, a intentarlo) y sushi. Para quien no sepa qué son los mochis, son unos pastelitos japoneses elaborados con harina de arroz glutinoso y rellenos de anko dulce, helado o lo que se quiera poner.

A pesar de no quedaron malos, más que mochis parecían panecillos de masa rara rellenos. Resulta que seguimos la receta tal cual nos venía explicada aquí, siguiendo los pasos del famoso pastelero Ochiai y cuyos mochis están de muerte. De relleno compramos helado, craso error para unos principiantes como nosotros, pues después de meter la bola de helado en la masa e intentar cerrarla, nos dimos cuenta de que era totalmente imposible, no había forma de cerrar la masa sin que el helado saliera por todos los lados.

Así que aprovechamos que tenemos por aquí una higuera para coger unos cuantos higos con los que poder rellenar los mochis. Cerraron bien, muy bien, de hecho. Lo único malo fue que nos pasamos con el grosor de la masa y de ahí que les llame “panecillos”, pues era demasiada gruesa.

También dejamos hechos dos mochis de helado que a pesar de que no cerraron bien y había más helado deshecho en el plato que dentro del propio mochi, estaban muy buenos, más que los de higo.

¡El sushi nos quedó muy rico! Lástima que a Demon se le olvidara traer su olla de tapa de cristal para poder ver cuándo hierve el arroz (punto muy importante) y éste no nos quedase tan en su punto como la última vez, pero vaya, estaba bien rico igualmente. Nos faltaron ingredientes pero nos las apañamos para hacerlos de salmón, tortilla y plátano.

Preparamos de estilo makizushi y nigirizushi, que personalmente son los que más fáciles resultan de hacer. Para ello seguimos la receta de Isasaweis, que la explica de maravilla.