Serie recomendada: Riget

No quiero enrollarme y me enrollaré. Y es que, señoras y señores, Riget lo merece.

Me cansa la previsibilidad de las series. Empiezas una serie, sabes que es una comedia. Te encontrarás chistes cada 30 segundos. Empiezas otra, esta vez de acción. Tiros, persecuciones, bombas. Otra, ahora un drama. Lágrimas, relaciones rotas, muertes. Todas y cada una de ellas, independientemente de su calidad, pecan de partir de un patrón repetido hasta el desgaste; con alguna u otra puntual variación, nos encontramos los mismos arquetipos, las mismas tramas, la misma plantilla a seguir que hemos visto mil y una veces, llevada con mayor o menor gracia.

Las cosas como son: a la hora de ver una serie uno no suele tener demasiadas pretensiones, ni espera ser sorprendido (vamos, al menos yo me he acostumbrado a no serlo)… pero sin embargo, en ocasiones, uno se topa con algunos casos peculiares, algunos casos en los que todo se sale de los patrones e, increíblemente, todo funciona a la perfección.

Y precisamente Riget encaja perfectamente con esta descripción. Sigue leyendo

Anuncios

Darumas japoneses

Curioseando sobre la cultura japonesa me he encontrado con los Daruma, unos muñecos sin brazos ni piernas  que representan a Bodhidharma, fundador y patriarca del Zen. Cuenta la leyenda que Bodhidharma pasó 9 años escondido en una cueva meditando sin moverse, y en consecuencia del desuso de sus extremidades, perdió los brazos y las piernas. La forma redondeada de los Darumas representa el esfuerzo y la perseverancia, con lo qual significa que por mucho que vuelques tienes que levantarte para conseguir tu meta.

Estas curiosas figuras se presentan en diversos colores, cada uno con un fin específico (por ejemplo, el amarillo para la economía, el naranja para la salud,…), aunque el rojo es el más común por su simbolización con el éxito y la seguridad en todos los aspectos. Tienen la particularidad de que cuando se compran vienen con los ojos en blanco para ser pintados.

Los Daruma se utilizan para pedir deseos. Mientras se pide uno hay que pintarle el ojo derecho a la figura y cuando el deseo se cumple hay que pintar el izquierdo. De esta forma la figura siempre se esforzará en cumplir el deseo, pues pretenderá conseguir su otro ojo. Mientras el deseo sigue en el aire la figura se tendrá en casa, si de lo contrario el deseo se cumple, se llevará el Daruma a un templo budista, entregándose como ofrenda. En caso de no cumplirse a finales de año, se quemará en un templo en una ceremonia de purificación indicando así que el deseo sigue en pie (es por eso que se suelen comprar a principios de enero para empezar el año).

El tamaño de la figura también es importante. Se dice que cuanto mayor es el Daruma, mayor es el deseo que puedes pedir.

Test: ¿cuánto sabes sobre cine de terror? (+ algunas curiosidades)

Interesante tests son los que me he encontrado en la página de MSN Entretenimiento; ambos ponen a prueba conocimientos generales sobre cine de terror (éste) y algunas algo más especializados (éste otro).

Os invito a todos vosotros a hacer el test, independientemente de que vuestros resultados sean brillantes o mediocres xD… yo en el primero acerté 12, y en el segundo 15. Habían algunas muy obvias para mí, y otras de estas que dices…joder… a mí que me cuentas xD

Aprovecho para mencionar, tras el “Leer más”, algunas de las curiosidades que podemos ver a raíz de las preguntas. Sigue leyendo

La diosa Lakshmi

Lakshmi es una niña de dos años que, justo el día de la celebración hindú de Diwali, dedicado a la diosa Lakshmi (diosa de la fortuna y de la abundancia) de ocho brazos, nació precisamente con 4 brazos y 4 piernas. Su poblado se conmocionó ante la noticia y empezaron a ver a la niña como a la reencarnación de tal diosa, así que rechazaron totalmente una intervención quirúrgica.

Pero Lakshmi no era ninguna diosa como ellos creían, sino que padecía de isciogapus, un síndrome que la une a un gemelo parásito que no logra desarrollarse. Ésta nació unida por la pelvis junto al cuerpo del que iba a ser su hermano gemelo, que no se desarrolló correctamente. Con el tiempo las espinas dorsales se habían fusionado, había adquirido 4 riñones, los nervios se habían enredado y tenía dos cavidades estomacales y dos cavidades pectorales.

A pesar de que había un riesgo del 20-25% de que muriera durante la operación, un cirujano del Hospital Sparsh decidió llevar a cabo la intervención. La operación, donde no hubo ningún contratiempo, duró más de 40 horas con la colaboración de un total de 36 cirujanos plásticos, pediatras, neurólogos, cardiólogos y personal de cuidados intensivos que, finalmente, lograron separar las dos espinas dorsales, los brazos, las piernas y el resto del “mellizo parasitario”.

Sigue leyendo