Nuestros 2 minutos de odio por Bin Laden

Hoy ha saltado la noticia de la muerte de Bin Laden. Americanos orgullosos ondean sus banderas, Obama obtiene un nuevo soplo de popularidad y líderes de todo el mundo felicitan la actuación y buen hacer del gobierno norteamericano. Todos contentos.

Y yo me pregunto… ¿aquí que ha pasado?

En cuestión de horas, se han divulgado y, posteriormente, desmentido, imágenes del cadáver del archiconocido terrorista; otro gran ejemplo de cómo nuestros medios de comunicación son torpes, fáciles de engañar y trivialmente manipulables.

Y, por desgracia, nosotros reunimos también muchas de estas características. Dicen que estamos en la era de la información, aunque se podría decir más bien que estamos en la era de la sobredosis de información. Nos bombardean a información, día tras día, minuto a minuto. Cientos y cientos de noticias que no tenemos tiempo a digerir, por lo que nos parece notablemente más que aceptable que nos las den bien masticadas y, porqué no, “reflexionadas” de antemano. Así, los medios cada vez tienden a mostrarnos su opinión sobre los hechos prácticamente por encima de los propios hechos, y nosotros cada vez tendemos más a hacer de la opinión de otros la nuestra.

Lamentablemente, algo que podría parecer tan exagerado realmente no lo es tanto. Recuerdo no hace mucho, estando en casa de un amigo, cómo su hermana, de unos 17 años, al ver una noticia de Gadafi en el telediario, comentaba que “daba mucho miedo, y a ver si lo mataban ya”. Y es que, como Orwell ya confabulaba en 1984, nosotros ya tenemos nuestros rincón del odio, nuestro propio Goldstein a quién odiar. Esos villanos, terribles y feos terroristas que aparecen por la televisión, de los que no conocemos más que lo que nos cuentan, pero que odiamos tanto. Esos terroristas que, curiosamente, meses antes negociaban con nuestros gobernadores, a los que compraban armas y estrechaban las manos con una sonrisa en la boca, esos terribles desalmados en los cuáles nuestros jefes de estado no repararon de su villanía por pura ¿ingenuidad?

Por esto mismo se me hace patético ver a norteamericanos celebrando la nueva, a los políticos felicitando la actuación estadounidense, a Obama ganando futuros votos por tal hazaña. Muchos la califican como “el triunfo de la libertad”, pero a mí me lo parece más bien el de la estupidez.

En primer lugar, por la inconsistencia de las pruebas del hecho. No creo que sea una locura pensar que ésto no es más que una estrategia para que Obama vuelva a ganarse el respeto de su nación (respeto que ganó básicamente por su cara más que por sus acciones, sinceramente) pocos días después de haber anunciado que volvería a presentarse en las elecciones.

Y, por otro lado, no hay que dejar de margen que Bin Laden nunca ha dejado de ser en sí una caricatura para todos nosotros. Son 10 años de impacto mediático en la que nos han mostrado que debemos odiarle y temerle, mostrandonoslo como el causante de todo mal… y sin embargo, no dejan de ser curiosos los vínculos económicos que unen a la familia bin Laden con la del expresidente Bush (tanto hijo como padre), ni tampoco pasa desapercibido el curioso hecho de que los atentados del 11S desencadenasen la excusa perfecta para que Estados Unidos iniciase una guerra en la que, curiosamente, parece que el mayor interés no era la “venganza” – o justicia, como los medios se apresuran siempre a matizar -, sino el petroleo.

Sea como sea, aquí tenemos a un novel de la paz reivindicando el asesinato, aquí tenemos a todos nuestros políticos vitoreándolo, y aquí tenemos a todos los que se alegran de que ese hombre tan feo y malo haya muerto, y que se haya hecho justicia.

Lo importante es que odiemos a quienes nos digan que debemos odiar. Así podemos dejar que nuestros benevolentes políticos puedan seguir haciendo lo que mejor saben hacer: matar, robar y manipular a sus anchas.

Anuncios

“Quería unos auriculares para iPod”

Increíble cómo nos dejamos timar por las grandes marcas. Durante estas semanas, trabajando como promotor de televisores en un Alcampo, he sido testigo de algunas preguntas que me han dejado con cara de tontuno.

Una de ellas, a la que dedico el post, ha sido “Hola, ¿tenéis auriculares compatibles para iPod?”. ¿Cómo que compatibles con iPod? ¿Es que los reproductores de Apple son tan molones que llevan una salida de audio especial de alta definición que hace que se escuche mejor?

Pues no, nada más lejos de la verdad. Minijack de los de toda la vida, de 3.5mm. La misma que usaban los walkmans de hace 20 años, la misma que usa cualquier otro reproductor de cualquier otra marca -sí, por una vez Apple no se ha sacado de la manga otro nuevo cable propietario-.

¿Qué ocurre? Que Apple aprovecha la ignorancia de muchos de sus usuarios para hacerles pensar que sus reproductores mp3 NO son reproductores mp3, sino que son otro tipo de aparatos -mejores, cómo no-, iPods. Cuántas veces he tenido que leer la gilipollez de “iPods y reproductores mp3” por separado, como si iPod no fuese un reproductor de mp3. Y es que para bien o para mal, los iPods no dejan de ser unos cacharros para escuchar música en formato digital, por lo que cualquier diferenciación entre iPod y reproductor no tan solo es innecesaria, sino que deja entrever que Apple ha conseguido su objetivo: hacernos creer que los reproductores de otras marcas están en segunda división. Creando productos exclusivos donde realmente no hay exclusividad alguna (imaginaos una botella de agua: “Compatible con hombres de mediana edad, pelo largo, ojos verdes”, y la gente preguntandote si tienes botellas de agua para mujeres) y, evidentemente, marcando la diferencia en el precio. Seguro que muchos compran auriculares marca Apple porque piensan que, al ser el reproductor de dicha marca, funcionarán mejor.

Y menos coña, estoy seguro de que entre dos auriculares, uno por 40€, en el que en su caja marca “compatible con iPod”, y otro de 20€, exactamente el mismo, pero en el que no rezase dicho lema, el 80% de potenciales compradores se decantaría el primero.

Pero bueno, todo se reduce a márketing, y dicho ejemplo se extrapola a muchísimos más casos, marcas y productos. Pero lo que no podemos negar es que, si bien antes podía ser difícil informarnos y no dejarnos timar por las marcas, ahora que tenemos esa enorme, enormísima e infinita fuente de información llamada internet, es ridículo que sigan pasando estas cosas.

Tele¿realidad?

Junta malos actores, mal guión y mala puesta en escena. Ahora, además, junta que esto tiene que hacerse pasar por real.

Ojo al minuto 5.07: tongazo al más puro Klaatu Verata Nasdfajsfkaljsdflskdjf. Que no se nos ocurre -ni nos apetece documentarnos, faltaría más- ningún nombre de medicamento?…da iguaaal! Metemos ruidillo de interferencia por enmedio, y cómo total, el público es lerdo…

“Este chico sin comer y ahí dentro”
“A ver…si tardamos dos minutos más, nos ahogamos”

Cualquiera diría que la gente de Cuatro anda siempre muy…estoo…caliente.

¿ No os da la impresión, excepto en contadas excepciones, que la televisión en España es cómo una mala película, y que el cine en España es cómo un mal programa de televisión ?

China 2008: ¿Talento o belleza?

Ese es el “dilema” al que parece haber hecho frente la organización de los Juegos Olímpicos de Pekin, y en los cuáles han optado por la belleza.

Nos encontramos con un caso al más puro estilo Milli Vanilli: los organizadores de los Juegos han reconocido que Lin Miaoke, la niña que supuestamente cantó la “Oda a la patria” en la ceremonia de inauguración hizo playback. La razón: la niña que prestó realmente su voz para la canción, Yang Peiyi, era, según palabras de los organizadores “fea”, “rechoncha y con los dientes desalineados”, y esa no es la imagen que querían de China al público.

Personalmente, no es más que un ejemplo más de que algo de la música está muriendo, y que a menudo prevalece la estética frente a la calidad musical.

Tampoco es el único as de la manga que se guardaba la organización, pues se ha confirmado también que parte de los fuegos artificiales vistos en la ceremonia estaban creados por ordenador.

…¿ realmente dan buena imagen ante tanta manipulación ?

P.D: Me ha costado horrores encontrar el vídeo original xD La gente ya se ha dedicado a hacer sus propias versiones del vídeo xD

Fuente: Afp