Grupos recomendados: Imelda May e Imperial Swing Orchestra

Supongo que por culpa del nuevo single de Diablo Swing me ha venido la semana swinguera, así que quería aprovechar la oportunidad para recomendaros un par de grupos, uno de los cuáles (Imelda May) mi tramposa memoria me había hecho creer que había mencionado ya por el blog.

Imperial Swing Orchestra

Admito que aún siendo uno de mis estilos musicales favoritos, lo cierto es que conozco más bien muy pocos grupos del género. Por ello fue una agradable sorpresa cuando, el otro día, youtubeando, me encontré con Imperial Swing Orchestra. Se trata de una banda de swing con una muy corta trayectoria y nula (nulísima) información por la red al respecto, por lo que si alguien tiene alguna información más sobre la banda, es bienvenida.

Su discografía está compuesta por un album homónimo de 5 temas, publicado en 1998, y Stay Hot, de 11 temas, publicado en 2000. Afortunadamente, es más fácil encontrar por internet sus discos antes que la información de la banda, así que al menos nos ha quedado la música de testigo de su existencia. Os dejo con una de mis favoritas, Girl with the Crimson Hair:

Imelda May

En este caso hablamos de una banda de rockabilly (no, no es swing, pero estos días estoy escuchandolos mucho también) que hoy por hoy está dando mucho que hablar. Tienen en su haber 3 discos, de los cuales me quedo, sin lugar a dudas, con Love Tattoo, que desde su primera escucha entró en mi categoría de discos a escuchar en modo bucle durante horas, días, semanas y meses.

A todo esto, no deja de ser una agradable sorpresa que de vez en cuando en algún centro comercial o en algún anuncio se deje caer alguna canción de la banda. De las pocas veces que se deja oir música decente por lugares públicos, en ocasiones hasta me pongo a buscar la cámara oculta.

Os dejo, pues, con uno de mis temas favoritos:

Así pues, espero que os gusten las recomendaciones… y, evidentemente, son bienvenidas las vuestras.

Un poco de Jazz Manouche en directo en Barcelona

Fue a mediados de los años 30 cuando empezaron a surgir algunas formaciones en clubs franceses del que acabaría denominandose como Jazz Manouche (o Gypsy Jazz); una fusión entre el jazz característico de la época (swing) y las tradiciones musicales gitanas centroeuropeas, de la cuál el máximo representante y propulsor fue Django Reinhardt.

De bien seguro conoceréis uno de los temas más míticos de éste, Minor Swing:

El género ha perdurado en el paso del tiempo, y de vez en cuando incluso no es raro escuchar algún tema en anuncios de televisión, en películas o, incluso, en algún videojuego (y es que servidor lo conoció y empezó a disfrutar gracias a ese gran Mafia: City of Lost Heaven, del cuál en un futuro espero que no muy lejano caerá algún post).

El caso es que desde hace algún tiempo me apetecía encontrar algún sitio en el que pusiesen o, algo que parecía bastante más improbable aún, tocasen en directo Jazz Manouche. Recuerdo haber estado googleando bastante sin éxito alguno, cuando, hace un par de semanas, de pura casualidad, buscando a-saber-qué, encontré la página web del Barcelona Pipa Club.

El Barcelona Pipa Club, como su nombre bien dice, era inicialmente un club de fumadores de pipa que se reunía frecuentemente para fumar y charlar. Con el paso del tiempo, el club abrió sus puertas organizando conciertos (principalmente de jazz) y diversas actividades. Tras varios cambios de sede, finalmente el Club lleva unos años asentado en el número 3 de la Plaza Real de Barcelona.

No sabía muy bien qué esperarme dada la poca información que circula por internet, así que finalmente me animé y, junto a un reducido grupo de conejillos de Indias – también conocidos como “amigos” – decidimos ver qué se cocía por el Pipa Club un domingo noche, día en el que, según la web, suelen hacerse las jams de Jazz Manouche.

El acceso al local es bastante curioso: no se trata de un local que esté a nivel del suelo, sino que está situado en una primera o segunda planta (en la puerta del local reza “Principal”). Así que entramos en la portería (que estaba abierta), subimos hasta el principal y entramos en el Club.

El Club, de ambiente íntimo y acogedor, es uno de esos pisos antiguos de Barcelona de techo alto y decoración clásica, con cada una de sus amplias habitaciones (amplias para tratarse de un piso, claro) habilitada para diferentes funciones; encontramos en ellas una pequeña barra de bar, sofás, un billar y, no menos importante, el escenario. No deja de llamar la atención la decoración y cantidad de detalles “piperos” que pueden encontrarse por todo el local…y es que no en vano el bar dentro del Barcelona Pipa Club recibe el nombre de Sherlock Holmes.

Así pues, tal y como rezaba la web, a partir de las 10 empezó la jam de Jazz Manouche a manos del conjunto Shine, del que me gustaría destacar, sin duda, su buen hacer sobre el escenario. La banda, compuesta por dos guitarras acústicas y contrabajo, tocó durante prácticamente tres horas (con descansos intercalados, evidentemente) temas del anteriormente citado género, dejando también cierto margen a la improvisación, con la entrada de un saxofonista a medio concierto.

Realmente es un gustazo, y algo practicamente inimaginable, encontrar un sitio con tan buen ambiente, música en directo de calidad, bien situado…y además, gratis. El precio de la bebida es más o menos equivalente al que podríamos encontrar en otros pubs por la noche, por lo que realmente, pocos o ningún inconveniente encuentro al lugar (en realidad, el único podría ser el espacio, y es que dadas las dimensiones del local, es muy fácil que se llene rápidamente).

Tras los conciertos, y también los días en los que no hay, suele reorganizarse la sala del escenario, colocando mesas (sillas las hay ya también durante los conciertos) y conviertiendola en un lugar perfecto para charlar con los amigos y tomar algo con buena música de fondo (los 2 días que he ido ponían música setentera-ochentera, tanto rock como pop).


Un punto a tener muy en cuenta es que, al menos los días de concierto y servicio de bar, en el local, aún siendo un club de fumadores, está prohibido fumar.

Barcelona Pipa Club abre todos los viernes, sábados y domingos a partir de las 6 de la tarde, y cierra alrededor de (tengo entendido) las 5 de la madrugada. Los viernes suele haber concierto (de diversos géneros, va variando todas las semanas; me comentaron que puede haber desde jazz hasta flamenco), los sábados únicamente abren como pub, y los domingos, a partir de las 10, concierto de Jazz Manouche de Shine.

Así que, si os gusta el Jazz y os apetece disfrutar de una noche tranquila charlando con amigos, ni os lo penséis dos veces 🙂

La metamúsica

Porque otro nombre no se me ocurre para estas genialidades.

(Offtopic: tengo que volver a ver las películas de Los cazafantasmas. Y convenced a Endless para que las vea conmigo, que la pobre no las ha visto nunca (!) y piensa que son malas.)

Y para los que SIEMPRE habíais deseado escuchar un remix de los Bee Gees y Pink Floyd:

Y, para concluir, lo que yo diría que a estas alturas es todo un clásico en la red:

Grandes bandas sonoras de videojuegos (I): Grim Fandango

Son muchos los motivos por los que, hoy por hoy, podriamos considerar a los videojuegos como el octavo arte. Y es que ya sea por sus guiones, por su ambientación o bien por su diseño, los videojuegos han evolucionado hasta convertirse en una nueva expresión artística en la que se dan cita múltiples y dispares vertientes del arte.

Así pues, de la misma forma en que nos puede venir enseguida a la cabeza la melodía de Tubular Bells con tan solo pensar en El exorcista, muchos videojuegos van estrechamente ligados a una banda sonora que, lejos de quedarse simplemente en su función de “acompañar la imagen”, la refuerzan y le dan un encanto que, frecuentemente, sería muy difícil conseguir de otra forma.

Y es por eso que me gustaría hacer un pequeño repaso en varios posts de las bandas sonoras más entrañables y que mejor han enriquecido la experiencia de juegos que, ya de por sí, pueden ser consideradas auténticas obras maestras dentro de su género.

Y qué mejor forma de empezar que con uno de los últimos clásicos de la otrora genial LucasArts. Sigue leyendo

Nos encontramos a:”El baile es mi vida”

Estabamos tranquilamente Demon y yo paseando por Barcelona (por Portal del Ángel, para ser exactos) y de golpe me giro y veo a un tipo un poco rarito, subido en un banco, con unos auriculares, bailando de una forma un tanto peculiar y diciendo a la gente lo divertidas que eran las fiestas en Barcelona y en Madrid, que si eran las mejores del mundo, que si eran divertidísimas…a todo esto intercalando en su charla trozos de canciones que estaba escuchando a través de sus auriculares (algo patético, vamos).

Total, que yo venga a mirarlo porque me sonaba de algo, y cuando se ha puesto a bailar he caído en quién era:

Sí, sí, este raro personaje ante nuestras narices desvariando como en el vídeo, en el mismo sitio, en el mismo banco.

Qué pena de gente, de verdad, cada vez se ve más gente así. Nos hemos quedado mirándolo con cara de pena pensando “estará mal el pobre chaval o lo hará porque está realmente atontado?”.

Grupo recomendado: Pentagram (Mezarkabul)

Hacía tiempo ya que no escribía esta sección (1 año, nada más y nada menos),y ciertamente tenía ganas de retomarla, así que imagino que caerán unas cuantas actualizaciones de este estilo.

En el post que nos ocupa vamos a hablar de una banda turca injustamente poco conocida: Pentagram. También conocidos como Mezarkabul (es el nombre de la banda fuera de turquía, puesto que en Estados Unidos ya existía una banda con el mismo nombre), el estilo de la banda viene a ser una interesante fusión entre metal y  música tradicional turca.

Este es uno de los temas más conocidos de la banda, Anatolia… me recuerda mucho en los coros a la banda sonora de La profecía, de Jerry Goldsmith:

La banda ha sido una de las pioneras en introducir este género en Turquía, y ha publicado un total de 5 discos, de los cuáles tan sólo uno ha sido distribuído mundialmente. Personalmente destacaría Anatolia y Bir.

Asimismo, algunos de los miembros de la banda han trabajado un una gran cantidad de proyectos relacionados con otros estilos musicales, destancando de entre todos ellos la canción Everyway That I Can, compuesta por Demir Demirkan, vocalista y guitarrista del grupo, la cuál fue ganadora del festival de Eurovisión 2003.

Yo, sin duda, me quedo con sus composiciones para Pentagram, pero es cuanto menos curioso.

¿Y a vosotros que os parece Pentagram? 🙂

Página oficial de Pentagram