Crítica: Shame, de Steve McQueen. Jugando a ser polémicos.

Hacía mucho tiempo que no salía del cine sintiendome tan estafado (y no tan solo por el ya característico precio abusivo de las entradas). Y es que, después de una racha bastante buena de películas vistas en la pantalla grande, me la han colado. Y bien colada, si señor.

Shame es el segundo film de Steve McQueen, un director que, aún teniendo una muy corta trayectoria a sus espaldas, ya se ha ganado el beneplácito de la crítica. Su opera prima, Hunger, cosechó muy buenas críticas por todo el mundo, y de hecho hacía bastante tiempo que había oído hablar de ella y tenía pendiente echarle un ojo… y precisamente, por todas las ovaciones que había recibido su obra, Endless y yo acabamos este sábado en el cine, viendo su nueva película.


Una de esas ocasiones en las que el trailer es notablemente superior a la película

El planteamiento de Shame parte de lo que, lamentablemente, hoy por hoy continua siendo uno de los principales tabúes en el cine: el sexo. El protagonista de la cinta, interpretado por Michael Fassbender (que repite con McQueen), es Brandon, un snoob neoyorquino treintañero, atractivo, y con una vida sexo-afectiva más bien turbia. No son muchos más los datos que conoceremos sobre él a lo largo de la película, ya que McQueen apuesta, de forma a mi parecer arriesgada, por no facilitarnos detalle alguno sobre los protagonistas, dejandolo a la imaginación del espectador y, consecuentemente, al menos en mi caso, consiguiendo que no sienta la más mínima empatía, conexión o interés por ninguno de sus personajes.

Así pues, la rutinaria, fría y solitaria vida privada de Brandon, marcada y condicionada por su adicción al sexo (que ojo, a mí tampoco me parece tan impresionante: a día de hoy me parece muy triste considerar la masturbación y el material pornográfico como algo tan polémico como se quiere dar a entender en la película, e incluso, aunque no sea ni mucho menos mi caso, el recurrir a la prostitución o a los chats eróticos en vivo por internet) se ve de pronto abruptamente perturbada por la inesperada aparición de su hermana Sissy, que sufre también de una convulsa vida sentimental de la que, no, tampoco nos cuentan mucho. De este modo, al romper su habitual aislamiento social, Brandon empieza a sentirse más incómodo y deprimido, ya que repara en mayor medida en su condición, y en su impedimento de establecer un vinculo sentimental estable con ninguna persona.

Escena random #1

Escena random #1

Algo que podía haber sido un interesante punto de partida se convierte, prácticamente de buen principio, en algo tedioso y pretencioso. Las primeras escenas, con un desnudo frontal de Fassbender que no buscan más que la polémica (porque, sinceramente, aporta a la película lo mismo que un protagonista de Crepúsculo cada vez que se quita una camiseta por el motivo más ridículo ), se suman una tras otra a un buen puñado de escenas sexuales demasiado rebuscadas, en las que apesta demasiado el tufillo polémico-moralizador que se le ha pretendido dar a la película, aún cuando peca de que prácticamente no sabemos nada de Brandon y, por lo tanto, no hay forma de sentirse incómodo con lo que vemos.

Sí que es cierto que en algunos puntos de la película McQueen trata de conectar los personajes con el espectador, pero a mi parecer, de forma exageradamente tramposa y superficial: tenemos una de las escenas que más ha dado que hablar, y es a Sissy interpretando una particular versión de New York, New York, de Sinatra. Dos minutos de primeros planos a Sissy cantando, dos minutos en los que uno se pregunta si alguien ha metido un empalme de otra película, ya que viene a ser como meter enmedio de Rambo a Isabella Rosellini cantando Blue Velvet. Muy bonico, sí, pero a cuento de nada.

Otro de los golpes de efecto habituales de McQueen en el film son los laaargos planos fijos, planos que en otras películas pueden llegar a ser desgarradores (Funny Games), reveladores (Celebration), incómodos (La pianista), y que en Shame se quedan en puramente insípidos, acompañados de diálogos pretendidamente profundos pero muy poco inspirados. Y el problema es que ni los diálogos son interesantes, ni los silencios tienen algo que transmitirnos. Me remito, si no, a la escena en la que vemos a Brandon saliendo a correr. Apasionante.

Es difícil defenderla siquiera a nivel estético, ya que si bien Drive me pareció similarmente vacía y superficial, al menos en ésta cuidaban al dedillo la fotografía y la música (que ojo, la banda sonora de Shame me gustó, pero me pareció forzado y pedante la inclusión de piezas clásicas en la banda sonora).

En fin, que McQueen entra de cabeza en mi lista negra de directores videocliperos que procuraré evitar (lista en la que Uwe Boll tiene una plaza vitalicia), y es que, desde luego, no siempre hay que dejarse llevar por la crítica (citando uno de mis dichos favoritos, las opiniones son como los culos, cada uno tiene el suyo)… aunque eso sí, tiene delito leer a toda la gente que defiende la película porque enseña carne y pechuga, y se queja de que no van a premiarla en los Óscars porque son unos retrógados, básicamente porque ni los Óscars dicen nada sobre la calidad de una película (*coff,coff*, Titanic), ni en este caso la película, por muy “arriesgada” que pueda ser, merece gran premio.

Bueno, me alivia al menos saber que en esta ocasión no me espera una prominente ristra de comentarios HOYGANS, como ocurrió en el fantabuloso análisis de Crepúsculo.

Anuncios

Mary and Max, porque la animación no es sólo para niños

No os extrañará en absoluto ver en este blog que se recomiende una película de animación, pero la cosa cambia si os digo que este post no está escrito por Endless (ya pueden comenzar todos los WTF xD).

Y es que he de admitir que no fue hasta que vi los primeros minutos de La princesa Mononoke, hace ya un porrón de años, que empecé a pensar que el cine de animación era mucho más que las películas de la factoría Disney y cosas por el estilo, llenas de principes y princesas, hadas y brujas, tópicos y una alarmante falta de creatividad. Y es que, de hecho, el género ni siquiera ha de ser para niños.

Aunque el filón habitual de este tipo de cine suele centrarse en películas infantiles y poco arriesgadas, de argumento plano de cabo a rabo, también hay excepciones, una pequeña minoría (valga la redundancia) que hace entrever que es un género poco y mal aprovechado, ya que todavía quedan muchos niveles que explorar. Y dentro de esas excepciones, tenemos a Mary and Max.

Así pues, la película nos presenta la historia de Mary, una niña australiana introvertida y con unos padres difíciles – su madre alcohólica, su padre obsesionado con la taxidermia, ambos ignoran a su hija- y Max, un judío americano con síndrome de Asperger, que sufre constantes ataques de ansiedad. La pareja protagonista se conocen por medio de una casualidad, y entablan una cuanto menos curiosa amistad por medio de las cartas.

De buen comienzo, la factura técnica de la película es impecable – aún a pesar del curioso detalle de que podemos ver, si nos fijamos, las huellas de los dedos de los encargados de moldear los elaborados personajes y decorados del film-, y con o sin ayuda del ordenador (de esto no estoy seguro, pero sospecho que habrán efectos generados por ordenador por lo perfectas que son muchas de sus escenas, con resultados que personalmente veo muy difíciles de conseguir con simple Stop Motion). Durante la cinta no tienen ningún tipo de reparo en recrearse en todo tipo de detalles en los escenarios, dotando así de vida hasta el más pequeño rincón de éstos.

Sin embargo, no todo el peso recae sobre el apartado técnico, sino que detrás de todo eso tenemos un guión trabajado que toca muchos, muchísimos aspectos de nosotros mismos, de nuestros miedos frente la sociedad, de la soledad, de nuestras frustraciones, de la imposibilidad de entender el amor, de enfrentarnos a éste, de la fuerza de voluntad frente las adversidades, de la impotencia de haber nacido en el sitio equivocado y a manos de personas que no pueden cuidar ni de sí mismas.

En conclusión, personalmente se ha convertido en una de mis películas de animación favoritas. Quizás porque, desgraciadamente, me sienta identificado en algunos puntos de ésta, o quizás por su excelente acabado visual, o bien quizás porque, en conjunto, el resultado es tan bueno que nos hace olvidar que estamos viendo figuras de plastelina. Sea por el motivo que  sea: muy recomendable.

Meizu M8, el iPhone Killer por excelencia: os traemos el primer análisis español

A pesar de que hace unos días ya lo publiqué en uno de los foros en los que suelo escribir, Reproductor MP3, os dejo aquí mis primeras impresiones del Meizu M8, primer móvil de la compañia china conocida por su iPod Killer Meizu M6 y que ya desde los inicios prometía ser un gadget a la altura del iPhone (por un precio mucho, muchísimo más reducido).

meizu m8

Cabe recordar que se trata de un móvil que oficialmente no ha salido fuera de China, y que su firmware aún no ha llegado a la versión 1.0, por lo que, a pesar de que salió ya hace unos meses a la venta, hay algunos aspectos de éste que siguen estando en fase prácticamente beta (algo que para mí me parece relativamente bastante compresible, ya que Meizu no deja de ser una empresa pequeña en comparación a gigantes cómo Apple, Sony, Samsung y similares, y además es la primera vez que se embarcan en un proyecto de tal magnitud).

Por último, remarcar que este análisis recoge las primeras impresiones al respecto, y que mi intención es publicar en unas semanas otro análisis hablando de mi experiencia con el móvil, ya con más conocimiento de causa.

Página oficial: Meizu

Pues bien, pasemos sin más rodeos al análisis:

Sigue leyendo

Crítica: Arrástrame al infierno (Drag me to hell), lo nuevo de Sam Raimi

Han pasado ya 16 años desde que Sam Raimi dirigiera la que, hasta hace poco, fue su última incursión en el género que le dio a conocer, el gore con tintes de humor.

Por suerte para los que nos hicimos fans de éste devorando la trilogía de Posesión Infernal, Raimi se ha tomado un merecido descanso (y necesario, a juzgar del bajón de calidad que representó la 3ª entrega) de la saga Spiderman para ofrecernos un film en el que el realizador nos demuestra que no sólo está en plena forma, sino que además es capaz de transportar su peculiar estilo a la actualidad sin parecer desfasado.

1238534953486_f

Así pues, Arrástrame al infierno narra la historia de Christine Brown, una trabajadora que, con el objetivo de impresionar a su jefe para ascender en su puesto de empleada en un banco, deniega a una anciana gitana el aplazamiento del pago de una hipoteca. La anciana, tras suplicar en vano a Christine, profiere una maldición que hará que la vida de ésta se convierta en una pesadilla en la que, al parecer, el único final posible es ser arrastrada hasta el mismísimo infierno.

No hace falta decir que el argumento no es precisamente la mejor baza de la película -al menos en cuanto originalidad-, por lo que nos encontraremos que, cómo ya pasó en su momento con la trilogía de Posesión infernal, la historia no es más que la excusa para desarrollar una muy buena película de terror con un gran número de golpes de efecto.

HOYGAN, lamentablemente no he encontrado el trailer en castellano que permitiese ser visto sin entrar en youtube[en mi pueblo esto lo llamamos “ganas de tocar las narices” xD]. Para visualizarlo clicad y seguid el enlace.

De este modo, teniendo en cuenta las pretensiones de la película -da lo que promete, el trailer no engaña-, el film hace gala de un prácticamente excelente nivel en lo que se refiere a actuaciones, ambientación, banda sonora -a manos del veterano Christopher Young-, efectos especiales, maquillaje y, muy especialmente, la realización y la fotografía de éste.

Lo más importante es que, aunque Arrástrame al infierno es un gran homenaje a los comienzos del propio Raimi -aunque en algunos momentos, sobretodo al principio, tenga un toque a lo que ya vimos en la saga de Spiderman-,  a la hora de la verdad la película funciona tanto enfocada para fans de Posesión Infernal cómo para cualquier espectador que no esté familiarizado con la trilogía.

2009_drag_me_to_hell_001

Sin más, recordaros que el estreno de la película será este 31 de julio, y que a pesar de que algunos ansiosos cómo yo la hemos visto en screener (me ha parecido lamentable la espera desde marzo(estreno en EEUU) a julio (estreno en España) para poder disfrutarla), recomiendo que la veáis en cine, porque vale la pena (yo iré a verla de nuevo, esta vez en condiciones xD).

Valoración: 8

P.D: increíblemente esta vez no hay cameo de Campbell, aunque sí de Ted Raimi, para variar xD

Wheelman: un pseudo GTA en Barcelona

Pensaréis…uhhh, está gente de Zurcheva, qué vaga, que ya ni actualizan ni nada! Seguro que se pasan el día sin hacer nada, tocandose las narices…

Pues no!! Estas semanas hemos estado trabajando duro -yo más que Endless, por supuesto- para ofreceros una crítica de The Wheelman, un videojuego del que ya hablamos hace un tiempo por aquí y que, después de varios meses sin apenas noticias, al fin se ha puesto a la venta.

¿Qué es The Wheelman? Es un videojuego de acción a lo GTA protagonizado por Vin Diesel y ambientado en Barcelona.

wheelman11

No, en efecto, no nos está prometiendo grandes diálogos, ni un guión elaborado y con giros increíbles. Este juego es, ni más ni menos, exactamente lo que pretende ser: un pegatiros hecho única y exclusivamente para el lucimiento de Vin Diesel – y con el gancho de que esté ambientando en Barcelona…gancho que solo sirve para los que somos de aquí y pocos más, pero bueno xD-.

Así pues, vayamos por partes.

En lo que respecta a los gráficos, The Wheelman no puede decirse que sea en absoluto sorprendente. Partiendo del genial motor gráfico Unreal Engine 3, la verdad es que uno podía haberse esperado algo más a la altura de la oleada next-gen. Digamos que gráficamente cumple bastante bien, pero que los resultados podían haber sido bastante mejores, teniendo en cuenta en que es el tipo de juegos que, más que por el guión, se sustenta por su acabado visual.

Siguiente punto: ambientación. Podríamos darle un 6.5 sobre 10. Sin ser (ni pretender serlo) una recreación realista de la ciudad, sí que han sabido más o menos darle un toque “barcelonés” a sus calles…eso sí, que nadie que se conozca Barcelona espere orientarse bien en el juego, porque han hecho un batiburrillo en lo que se refiere a localizaciones, y encontraremos cosas tan curiosas como que, por ejemplo, el Maremagnum no está al lado de Colón, la avenida con las torres venecianas de Plaza España ha desaparecido de la forma más vil, el 90% de las estaciones de Metro casualmente se llaman “Cataluña” (incluso la que está al lado de España), y la que sí que es resulta haberse convertido en una estación enorme y de aspecto newyorkino.

Las palomas fantasma-gif del juego

Las palomas fantasma-gif del juego (y no, no es un montaje: en el juego son así)

En cuanto a las calles, la verdad es que están muy vacías y con falta de vida. Los paseantes tienen la mayoría pinta de guiris (cosa que tampoco es mentira, la verdad), y se agradece, eso sí, que las voces de algunos de ellos estén dobladas en un más que correcto catalán, lo que le da un toque bastante gracioso y, a la vez, realista. Eso sí, veremos que un porcentaje demasiado alto de las voces españolas son latinas…incluso las de personajes que en el mismo juego dicen que son de nacionalidad española.

En cuanto la policia, es una especie de híbrido entre los Mossos d’esquadra y la nacional. A destacar que la mayoría llevan coches de los años 70… ¡sres. desarrolladores de Wheelman, tampoco estamos en un país del 3er mundo!xD

El guión posiblemente es lo peor, y con diferencia, del juego. De entre toda la basura infumable a nivel argumental que puedo haber jugado en toda mi vida, The Wheelman podría encabezar casi sin duda el primer puesto.

La cara más expresiva de el bueno de Vin en todo el juego

La cara más expresiva de el bueno de Vin en todo el juego

Digamos que el guión llega a tales puntos de mediocridad que hace que no llegues muy bien a enterarte quién eres, contra quién luchas, cuál es tu objetivo y quiénes y porqué son tus amigos. Los personajes aparecen sin ton ni son, son planos y sin carisma, y de pronto en una misión son tus peores enemigos como que de golpe sois los mejores compinches de la historia. Las misiones son, por lo general, bastante absurdas y mal desarrolladas; a menudo te preguntas qué sentido tiene lo que estás haciendo.

Y lo peor: los diálogos. Aberrantes. Infumables. Sin palabras, vamos. Las frases de Vin Diesel no pasan de palabras monosilábicas, y el 99% de ellas son frases Chucknorrianas. Pese a quién pese, creo que de aquí unos años se reconocerá a Vin Diesel como lo que es: el Chuck Norris del siglo XXI. De los secundarios no puede decirse gran cosa buena, tampoco: muchos de ellos nos resultarán muy plastas, ya que en algunas misiones no pararán de repetir las mismas frases. Muy, pero que muy repelentes.

Lamentablemente, este vehículo fue descartado de la versión final por tonguero

Lamentablemente, este vehículo fue descartado de la versión final por tonguero

Pero no nos engañemos: nadie estaba esperando un guión maravilloso. Demonios: ¡Vin Diesel pegando tiros en Barcelona! ¿Alguien se esperaba algo más?xD Sinceramente, a pesar de todo lo dicho, y de que puede ser muy irritante, el guión de bien seguro, si sabemos apreciar la caspa, nos proveerá de grandes dosis de risas.

España no se salva de tópicos: la protagonista roba bancos… y…oh! Es bailaora de flamenco. Vamos, como cualquier mujer española. De hecho, yo, que soy un hombre, también soy bailaora de flamenco. Por algo soy español, no?

La banda sonora sobresale en bastantes momentos; la verdad es que personalmente me ha gustado bastante. Hay también algunas piezas muy cutres, a lo banda sonora de teleserie, pero otras destacan bastante cualitativamente.

Cualquier parecido con Burnout es pura coincidencia

Cualquier parecido con Burnout es pura coincidencia

Y por último, y más importante en este tipo de juegos: la jugabilidad. The Wheelman en este aspecto sí que cumple con creces; las misiones del juego, aunque mil veces vistas en otros juegos y bastante típicas son bastante divertidas dada las posibilidades que ofrece la jugabilidad. En ella, de forma bastante descarada, se copia bastante la mecánica de juego de la saga Burnout, haciendo que nuestros coches sean auténticas máquinas de volcar y hacer explotar los coches de nuestros adversarios. De la misma manera, a medida que eliminemos enemigos se nos irá acumulando turbo, que nos permitirá meter mayores golpes y correr más rápido. En cuanto a los tiroteos, la verdad es que se controla bastante mal. Al cabo de un rato de juego bien seguro que nos acostumbraremos al control, pero aún así no puede decirse gran cosa a su favor. Por otro lado, la variedad de arsenal es ridícula teniendo en cuenta el género del juego. Ojo, me he pasado el juego, pero no he hecho las misiones secundarias, por lo que es posible que se puedan desbloquear nuevas armas.

Conclusión: The Wheelman es un juego entretenido, pero terriblemente malo. Es bastante divertido por su jugabilidad y sus casposos diálogos, pero no es en absoluto un juego que valga la pena recordar. Pero bueno, al fin y al cabo cumple bastante bien con lo que promete: acción y persecuciones con un prácticamente inmortal Vin Diesel (es MUY difícil matar a nuestro personaje: le pueden atropellar, salir disparado de un coche, ser víctima de una explosión, pero dificilmente morirá…bueno, sí. No sabe nadar xD). Recomendable especialmente para la gente barcelonesa (o que haya estado en la ciudad) o para fans de Diesel o la caspa en general.

Y nada, ahora doy paso a los HOYGANS, que de bien seguro criticarán mi opinión argumentando cosas que no recordaré haber escrito (y sino, mirad los comentarios de la crítica de Crepúsculo xD): ¡HAMIJO NO KRITIKE HESTE JUEGASO PK BIN DIESEL HESTA RECHIDO I BARSELONA SE PARESHE MUXO! ¡HOYGAN NO CRITIKEH HUN JUEGO SIHN AVERLO PROVADO! ¡KIERO MY PORNO GRATISHHH!

Bruce Dickinson cantando en castellano

Mira que había escuchado rarezas de Maiden y Dickinson, pero hasta ahora no había llegado hasta mis oídos esta versión de Man of Sorrows en castellano:

La original:

¿Qué os parece? ¿Mejor en castellano? ¿Mejor en inglés?

Personalmente me quedo con la original, pero Dickinson tiene realmente un castellano bastante bueno… aunque alguna cosilla no se le entienda, por lo general lo hace bien xD

Por cierto, en breve os haré una review de la película de Dickinson, Chemical Wedding. No me da muy buena espina, pero bueno, si es muy mala al menos me reiré un rato xD

Fuente: Kuñaitoman xD

Reseñas de los peores juegos de PC de la historia, aquí y en breve

Llevaba un tiempo planteandomelo, y para desgracia vuestra, creo que me voy a animar a hacerlo xD

Durante una temporada, a modo de nueva sección, iré publicando aquí reseñas de algunos de los que yo considero peores juegos de PC de la historia, desde el imponente (o más bien, impotente) juego de camiones Big Rigs: Over the Road Racing  hasta el reciente y por ello no menos mediocre Limbo of the lost, pasando por fantabulosos videojuegos como, por ejemplo, Ultimate hunting duck, que nos transportará, desde nuestra propia pantalla, al apasionante mundo de la caza de patos. ¿Quién no ha querido nunca jugar a ser cazador de patos?

En Big Rigs, la diversión no tiene límites. Ni siquiera cuando te sales de la pantalla.

Aprovecho este post para comentaros que aceptaré cualquier tipo de petición, a pesar del gran riesgo al que me puedo llegar a someter dependiendo lo mediocre que sea el juego xD